75 Aniversario de la declaración del Jardín La Concepción como BIC

Mosaico Jardín Histórico

El 27 de septiembre de 1943 se declaraba “el Parque de La Concepción de Málaga como Jardín Artístico quedando bajo el amparo de la Ley de Tesoro Artístico”, el equivalente de los actuales Bienes de Interés Cultural. Son 75 años donde ha tenido muchas luces y sombras, momentos difíciles y otros felices hasta llegar al interesante y rico jardín que conocemos hoy. Y aunque no hay ninguna actividad o mención programada por parte de La Concepción para celebrar este aniversario creemos interesante al menos un artículo que lo rememore.

El Jardín de La Concepción era originariamente una finca de recreo, creada por los Marqueses de Casa Loring a partir de la adquisición de varias fincas colindantes en 1855. Fueron ellos los que crearon la mayor parte del conocido actualmente como Jardín Histórico, que a la postre fue el que hace 75 años se declaró Jardín Artístico. Vendida en 1911 a la familia Echevarría Echevarrieta que mantuvo el primer diseño de los Loring, ampliando, reformando y completando el magnífico jardín botánico del que hoy disfrutamos todos. Fue bajo su mano cuando en 1943 fue declarado Jardín artístico, después llamado Monumento Nacional y hoy en día Bien de Interés Cultural.

BOE del 10 de Octubre de 1943

La Concepción es declarado Jardín Artístico el 27 de septiembre de 1943, lo que se hizo oficial tras la publicación en el BOE de dicha declaración el 10 de octubre de ese mismo año (puedes descargar el pdf AQUÍ). Es muy curioso como describe el BOE la finca indicando que “sus magníficos jardines pueden ser estimados como uno de los más deliciosos parajes que embellecen aquellos contornos”. Y no se para en elogios, tras describir como fue construido por los Loring un jardín que produce la sensación de no seguir un orden o una planificación previa, aseguran que fue realizado a partir de una planificación inteligente. Refiere el BOE que aprovechando los desniveles del terreno se crea “un frondoso y accidentado bosque, el más acertado de conjunto de hermosas alamedas, serpenteantes senderos, estanques, cascadas, puentecillos rústicos, grutas, praderas, invernaderos, glorietas, pérgolas, túneles de verdura y todo cuanto, en suma, la fantasía y el arte, al servicio de la Naturaleza, han podido crear”.

Postal de La Concepción mediados del siglo XX

En esa época de 1943 ya estaba plenamente desarrollado la zona creada por los Loring y muy avanzada todas la “nuevas zonas” de los Echevarría . Época de esplendor vegetal, grandes árboles y palmeras, así como hermosas cascadas que se pueden apreciar en fotos y postales que se conservan de la época. A la muerte de Amalia Echevarrieta sin hijos en 1953 (su marido había fallecido pocos años antes) es su hermano Horacio, un importante empresario vasco, quien se hace cargo de La Concepción, manteniendo el nivel y calidad del monumento. Pero a la muerte de este en 1963 comienza un periodo de decadencia pues sus herederos apenas se ocupan de su mantenimiento y mucho menos de ampliarlo o mejorarlo. Casi treinta años de decadencia en los que la madre naturaleza vigiló por la conservación de tan increíble entorno embelleciendo a su manera los caminos, cascadas y pérgolas. Pero esto no era suficiente.

En 1990 el evidente abandono de un monumento nacional, justifico la intervención del Ayuntamiento de Málaga que compra La Concepción para restaurarla y devolverle su belleza y grandeza. Cuatro años de buenos profesionales, inversión, planificación y aciertos hicieron que el 21 de junio de 1994 abriera sus puertas como monumento publico para todo aquel que quiera visitarlo. El año que viene hará 25 años de su apertura al publico y en estos años se han arreglado caminos, dotado de infraestructura hídrica, restaurado el palacio y creados nuevos e importantes espacios botánicos que son la envidia en Europa. El Ayuntamiento de Málaga ha conseguido trasformar “un monte con un jardín histórico rodeado de bosque mediterráneo” en un jardín botánico romántico rodeado de varios jardines botánicos modernos y otros interesantes espacios menores todos de gran calidad y belleza. Un monumento donde aprender historia y botanica, ciencia y arte, belleza y sapiencia en un solo lugar, que ademas es todo un paraíso.

Nuevos paneles históricos en La Concepción

Aunque no todo han sido luces porque en los años de la última crisis, la falta de inversión pública provoco un deterioro como monumento bastante evidente. Denunciado por la Asociación de Amigos en lo intimo y por funcionarios en prensa, ese deterioro esta superado con nuevas inversiones en personal, dotaciones de especies o la reciente recuperación de paneles para explicar la historia de esta maravilla malagueña. Pero aun queda mucho por hacer, en un monumento de esta calidad y belleza siempre queda mucho por hacer. El uso como parque para mercadillos domingueros, la gran promoción para bodas y otras fiestas frente a la poca promoción como monumento con ausencia de audioguias, material divulgativo o actividades botánicas que pongan en valor La Concepción como BIC, sigue siendo asignatura pendiente.  De hecho a  día de hoy, ni siquiera hay planificadas actividades para celebrar este 75 aniversario de la Concepción como monumento histórico…

Sirva este pequeño articulo como homenaje a uno de los más deliciosos parajes que embellecen estos contornos, en su 75 aniversario como declaracion de Bien de Interés Cultural. Si aun no lo conoces este 75 aniversario puede ser una estupenda excusa.

Vivir a la sombra de un árbol: Hotel Miramar y Jardines

Desde fuera o desde dentro, desde cualquier parte del edificio que miremos, no es fácil poder recibir una lección magistral sobre el Gran Hotel Miramar de Málaga, de alguien más experto que nuestra amiga Josefa Carmona. Ella conoce como nadie los elementos característicos y las fuentes de Fernando Guerrero Strachan, arquitecto del Hotel Príncipe de Asturias inaugurado en 1926. Todo lo estudió, lo fotografió, lo comparó, lo analizó y memorizó y hoy nos lo ha enseñado.

Miguel Ángel Peláez paseó por los jardines y sufrió por los árboles que allí había y hoy nos los ha enseñado y está contento porque algunos han sobrevivido y ahora están acompañados por otros más jóvenes y una gran variedad de plantas y flores que han venido a hacerles compañía.

 

De todo el conjunto, de edificio y jardines y de la sabiduría de nuestros acompañantes, disfrutamos entre amigos.

 

“Vivir a la sombra de un árbol: “Museo Aeronáutico de Málaga

Dentro del ciclo  “Vivir a la sombra de un árbol”, el sábado 11 de noviembre visitamos el Museo Aeronáutico de Málaga.

Se trata de un museo situado en el primer aeropuerto de Málaga, en la terminal de pasajeros original, que quedó en desuso tras su expansión moderna a partir de la segunda mitad del siglo XX. La primera terminal, construida por Luis Gutiérrez Soto en1948, fue reabierta al público como museo en 2009. El complejo ha pasado de ser la pista de aterrizaje de El Rompedizo a la primera Terminal de pasajeros, posteriormente alojó el Aeroclub del Aeropuerto de Málaga y finalmente  es sede del Museo actual.

Nos acompañó un equipo de personas pertenecientes a la Asociación de Amigos del Museo que nos fue explicando todas las exposiciones: acoge más de 4.000 piezas relacionadas con la historia de los aeropuertos y de la aviación que ellos mismos han restaurado.

Conocimos el modo de viajar en los años 50: la histórica recepción de pasajeros donde eran pesados, los menús, los trajes; distintos modelos de aviones, relojes, interruptores; centro de documentación de prensa, salón de actos, maquetas del aeropuerto, sala de recuerdo de grandes aviadores, entre ellos Carlos Haya, Jorge Loring, García Morato; restos arqueológicos, estación meteorológica, torre de control, sala de restauración…Pudimos observar la evolución de los uniformes del personal de vuelo, conocer una caja negra, visitar el interior de las aeronaves, el Convair 440, un DC3, un Beech craft y la cabina de un DC9, incluso utilizar sus mandos, ¡y disfrutar de dos vuelos virtuales!

Agradecemos a todo el equipo las atenciones de que fuimos objeto, su amabilidad e interés, que nos permitió admirar el gran trabajo que allí se hace. Fue una mañana de sábado muy amena y provechosa.

Paseo otoñal por los Montes de Málaga y visita al lagar de Torrijos

El sábado 28 de Octubre realizamos el paseo otoñal por los Montes de Málaga que teníamos programado: en primer lugar, visitamos el Mirador Vázquez Sell donde nuestra Asociación tiene una plantación que cuida el Grupo Forestal y que está compuesta por las siguientes especies: encinas de  crecimiento acelerado, almeces, madroños, pinos piñoneros, cornicabras, sabinas, quejigos, etc. Aprovechando las vistas que rodean este entorno, nuestro Amigo Antonio Martín  nos introdujo en la historia de los Montes explicando su división administrativa (partidos rurales), el río Guadalmedina, lagares (Jotrón y Contadoras), viñedos, la aparición de la filoxera, y la repoblación forestal.  Desde allí, continuamos en  un pequeño recorrido por la “Umbría de Contadoras” para ver una de las pocas minas de agua que todavía se conservan y que servían para abastecer de este escaso recurso a los distintos diseminados que existieron en este seco territorio.

A media mañana nos desplazamos al Lagar de Torrijos que, construido en 1842, está destinado a museo en representación de los 995 lagares que existieron en nuestros Montes.

Tenemos que agradecer a Jesús Sarasola,  guía del Museo de la empresa Educare Aventura, las detalladas explicaciones sobre los instrumentos antiguos que se utilizaban para la obtención del vino, la extracción del aceite, la elaboración del pan; los aperos de labranza que allí se conservan… Desde este lagar bajamos a la zona recreativa donde están los hogares de las barbacoas, para recordar la importancia que tuvo el desaparecido Lagar de Benefique, del que sólo se conservan unos muros y un mirto centenario. Después paseamos por el recorrido circular que transcurre paralelo al arroyo Chaperas, pasa cerca de las ruinas del lagar de Pacheco bajo, cruza un puente de madera y vuelve por la pista forestal hasta Torrijos.

La jornada terminó con un variado y abundante menú en la venta Puerto del León, donde  todos quedamos -al decir de los participantes- muy satisfechos.