Vivir a la sombra de un árbol: Hotel Miramar y Jardines

Desde fuera o desde dentro, desde cualquier parte del edificio que miremos, no es fácil poder recibir una lección magistral sobre el Gran Hotel Miramar de Málaga, de alguien más experto que nuestra amiga Josefa Carmona. Ella conoce como nadie los elementos característicos y las fuentes de Fernando Guerrero Strachan, arquitecto del Hotel Príncipe de Asturias inaugurado en 1926. Todo lo estudió, lo fotografió, lo comparó, lo analizó y memorizó y hoy nos lo ha enseñado.

 

Miguel Ángel Peláez paseó por los jardines y sufrió por los árboles que allí había y hoy nos los ha enseñado y está contento porque algunos han sobrevivido y ahora están acompañados por otros más jóvenes y una gran variedad de plantas y flores que han venido a hacerles compañía.

 

De todo el conjunto, de edificio y jardines y de la sabiduría de nuestros acompañantes, disfrutamos entre amigos.

Nueva Exposición : “Plantas de ida y de vuelta”

Cartel de la Exposición

Desde el 5 de Julio hasta el 30 de agosto de Agosto se podrá visitar en la sala de exposiciones del Jardín de La Concepción la muestra titulada “Plantas de ida y de vuelta”, cedida por la Academia Malagueña de Ciencias a la Asociación de Amigos del Jardín Botánico-histórico La Concepción para su divulgación entre el público visitante del Jardín.

En esta exposición se trata uno de los aspectos mas relevantes de de la incorporación de las tierras del Nuevo Mundo a la corona española: el envío y aclimatación de plantas cultivadas en Europa hacia tierras americanas (plantas de ida) y el mismo proceso desde América hacia España (plantas de vuelta).

También se dedica algún espacio a los animales domésticos que fueron y a los pocos que vinieron.

Los visitantes podrán disfrutar y aprender de la observación de carteles explicativos y plantas vivas, así como semillas frutos y fibras.

Plantas de Ida y de Vuelta

El trasvase de plantas y animales del Viejo al Nuevo continente, y viceversa, tuvo consecuencias espectaculares en la economía y modos de vida de las poblaciones y con el tiempo llegó a formar parte de la transformación del sistema económico mundial. Su trascendencia fue incluso mayor que el comercio de oro y plata, pues los cultivos y producción de materiales derivados y alimentos perduran hasta nuestros días en muchos países.

Acto de entrega de premios del XI Concurso Fotográfico

Grupo de Premiados con el Director del Jardín y el Presidente de la Asociación de los Amigos

El pasado domingo 28 de mayo se celebró en el salón de la Casa Palacio del Jardín, el acto de entrega de premios del XI concurso Fotográfico de la Asociación de Amigos del Jardín Botánico-Histórico “La Concepción”, organizado este año en colaboración con la dirección del Jardín.

El acto fue presidido por Don Javier Gutiérrez del Álamo, director gerente del Jardín, y por Don Juan Antonio Valero Sánchez, presidente de la Asociación de Amigos del Jardín, quienes además hicieron entrega de los diplomas y premios en metálico a los respectivos ganadores.

Andrés Aguayo, 1º Premio Categoria A

Este año el concurso ha convocado dos categorías: La artística cuyo tema ha sido el propio Jardín y en la que la fotografía ganadora del primer premio será la imagen del calendario oficial del Jardín Botánico-Histórico La Concepción del año 2018; y la Científico Técnica en cualquier temática, en la que valorar especialmente, la capacidad descriptiva de las características distintivas del motivo fotografiado.

Ambos presentadores han destacado la alta calidad de las obras recibidas y las dificultades que ha entrañado la selección y asignación de premios; también han hecho especial mención en el agradecimiento a los participantes y en el estímulo a la participación en las futuras ediciones.

Las fotos premiadas y demás seleccionadas cuyos autores así lo deseen, serán expuestas en la sala de exposiciones del Jardín, a partir del próximo día 2 de junio.

Paseo por la Laguna de Fuente Piedra

El 20 de mayo, armados de prismáticos, telescopios terrestres y cámaras fotográficas nos encaminamos a la Laguna de Fuente de Piedra con idea de ver los pollos de flamenco que nacen en esta época. Estas aves anidan en lugares aislados para evitar los depredadores. Utilizan los restos de diques muros y canales que antiguamente servían para la explotación de las salinas de la laguna. Cada año eligen el sitio, según el nivel de agua y este año tocaba más bien “lejos” porque ha llovido poco. Pero con paciencia y deleite a la vez, conseguimos ver a las crías y obtener las estupendas imágenes que podéis ver aquí.

El avistamiento de aves es emocionante y acompañados de Marta, la extraordinaria guía del Centro de Visitantes, nos acercamos a dos puntos estratégicos para la observación: uno orientado hacia el sitio donde van a beber (agua dulce) y otro hacia la colonia, con los polluelos entre grisáceos y marrones a las patas de sus mayores. Mientras nos aplicábamos a los telescopios y demás herramientas, Marta nos dio un master en “flamencología” y ecología de la zona. Acabamos expertos en Medio Ambiente. Desde aquí le damos las gracias.

También visitamos el Centro con sus recreaciones de flamencos y sus espectaculares -o sencillos según se mire-, nidos, paisaje cuasi-lunar; en cada pequeño cráter un huevo y un flamenco cuidándolo. Luego paseamos por el “laguneto” donde había aves de distintas especies y también flamencos, sin pollos pero esta vez estábamos muy, muy cerca de sus espectaculares alas anaranjadas o rojas y negras.

Un día diferente e inolvidable, en el que no faltó una generosa comida entre “amigos”.